ABRIR VENTANAS Y QUE LA VIDA PENETRE

yogazen zen yoga meditación dürckheim bilbao girona

Sucede un proceso mágico al abrir las ventanas.
Algo así como que Te abres al mundo.
Los pájaros te cantan y susurran al oído para que escuches con atención el nuevo día.
El aire fresco, muy fresco a estas horas de la mañana, te acaricia la nariz para que huelas con gratitud el nuevo día.
Abrir las ventanas como se abren el corazón y los sentidos.
Pero hay que hacerlo con especial caución. Para que no pase desapercibido y vayas con ganas y tiento.
Pisando y besando la tierra al mismo tiempo.
Si no es así se escapa de nuevo el día, en quehaceres, en deberes, en tensiones y miedos.
Abrir las ventanas es una nueva oportunidad de vivirnos, de confiar, un gesto de decirse a una misma que este día te pertenece, que te es regalado para saberte viva.
Agradecida.
En la tristeza y en la alegría, en lo que hoy seas…
y acompañarte con ternura y comprensión. Como cuando observas un cielo inmenso.
Cada día. Cada instante.
Los vacíos y Los desiertos quizá sean parte hoy del paisaje.
Y entregarse a su inmensidad un acto de confianza.
Al abrir las ventanas sucede un despliegue brutal y una exuberancia sensual, abrupta, cálida, intensa y suave de la propia naturaleza.
Cada día nuevos temporales…
Hoy aires frescos y cielos azules para ser sentidos y mirados.
Una gran belleza siempre lo que nos es ofrecido.
🙏🏼💜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *